jueves, 21 de octubre de 2010

Fragmento del prólogo de "Suponiendo la cicatriz como posibilidad de la herida", por Julieta Valero

Con un lenguaje valiente y un descaro verbal que se fundamenta en su perentoriedad; con una conciencia que, desde la asunción de lo simbólico tradicional, genera polisemias igual de potentes en cada una de sus bifurcaciones, y con un sentido de la ironía que sólo nos distancia para acercarnos mejor, la voz con la que vamos a dialogar, nos ensancha y nos insta a des-temer el ejercicio de la lucidez. Una voz que susurra reciamente que los problemas siempre vienen de la luz (y del espejo)… La buena poesía, la que desciende, modificante, hacia nuestro interior, también.
                                                                                                                  Julieta Valero

2 comentarios:

Mar Benegas dijo...

estupendo tener prólogo de julieta valero, a ver si me llega el libro... YA! :)

Rebeca Álvarez dijo...

a ver si llega ya, sí, que a este paso te lo llevo yo en noviembre
;)