lunes, 29 de noviembre de 2010

"Suponiendo la cicatriz como posibilidad de la herida", presentación realizada por Mar Benegas

Pasaré a hablar del poemario de Rebeca, ya que ella empezará con la lectura: 
a medida que leía su cicatriz, se instauró un título en mi cabeza y ahí se ha quedado: El corazón delator de Edgar Allan Poe. Así el poemario está tejido con el mismo material de suspense, y el mismo análisis profundo de la angustia humana, de lo feroz y terrible que anida en las almas de los hombres. Viví la lectura como si de una mesa de quirófano se tratara, y en ella Rebeca diseccionara con un bisturí afilado, sacando a la luz con maestría a ese Mr. Hyde del que nos habló Stevenson y lo dejara sobre la mesa de disección, allí, desprotegido y a la vista de todos. 
Suponiendo la cicatriz como posibilidad de la herida es esa baldosa que late y delata que nadie es inocente y que pocos tienen la valentía de enfrentarse con sus demonios. Una reconstrucción desde la herida,  para poder traspasar del dolor a la esperanza. Ya que sólo la conciencia de ese dolor, de esos infiernos que nos muestran los medios de comunicación y de esos otros infiernos más íntimos, sólo la conciencia de que en todos puede habitar esa bestia, nos hace más humanos. 


Mar Benegas, presentación en librería Primado, Valencia, 
26 de noviembre de 2010

No hay comentarios: