martes, 28 de junio de 2011

Malabarismos

Mi mirada tiene algo de ven
y algo de vals la traslación con que te acercas
mirada-chico-barra-amigo-columna-hola

nombre-profesión-ciudad
(tres son siempre los datos
para la resolución de los cuentos).

Se cumplen todas las ecuaciones esa noche
mirada-palabra-beso-casa-cama
Ella...
Sí, claro, ella y allí son
(durante todo el tiempo)
parte del engranaje que conforma la distancia.

Y por la mañana
besos-cama-besos-café-besos-abrazo-besos-adiós

no sé qué poeta dijo
que le dolían los siempres,
pero más duelen los nuncas.
Y aun así ante el vértigo,
que causan en estas ocasiones los teléfonos,
cualquier excusa es buena para no saltar.
Remordimientos-corroen-ella...
Aún así tenía que intentarlo...
Quizás algún día lo intente yo...
Ojalá...
porque los cuentos
que acaban con quizases
me ponen romántica.

¿Qué punto comprendido
entre orgasmo y ternura
es el que amplía el ángulo de una sonrisa?

No hay comentarios: