miércoles, 6 de julio de 2011

De Ángela Martínez. "La destrucción del amor"

LA DESTRUCCIÓN DEL AMOR

Interrumpir las lámparas
-olvídate de que hay millones de orejas
ojos hambrientos de escupir
poetas besándose los muertos
hembras al borde del clítoris
hermanas que odian la locura del vientre-
Recuerda esos párpados rasurados
que piden narcóticos
con los labios llenos de pearcing
con el coño en flor
hambrietas de rebajas
de tonalidades rojas partiéndoles las uñas
o de páginas webs haciéndoles añicos la mirada
La soledad pedazos de grifo que gotea
o la noche cuarenta grados de alcohol
entre las lenguas
Me ato los cordones de los zapatos
como si no llevara bragas
Gira la botella y pídele a Dios atrevimiento
mutila los timbres de la puerta
tira al váter el teléfono móvil
ahoga las máquinas de orina
que fluye haciendo gozar
a esas niñas que se venden en franquicia
Derriba caravanas del orgullo
huelen a orina las aceras
plagadas de besos de escarpelo
y rubias que se tiñen los sueños de dientes
para no parecer rubias.
Interrumpir las lámparas
las farolas las velas
para que las moscas cedan
en su impulso inevitable de hacer amarga la noche
de romper ventiladores con la fuerza del sudor
 y alimentar murciélagos
como si el olor de tu cuchillo
me hiciera noches de absenta
-olvídate de que hay millones orejas
sólo hay estúpidos con el pene a punto del fracaso
husmeando el aroma de tus ingles-
Va a haber piel entre mis uñas
y desearás que sea tu piel.