lunes, 4 de julio de 2011

Hacia la conquista de la paridad. Entrevista a Celia Amorós

–En 1987, bajo su dirección, se organizó el Seminario Feminismo e Ilustración en la Universidad Complutense de Madrid. ¿Cuáles fueron las reacciones?
–Muy curiosas. Cuando lo propuse a los alumnos, entre el alumnado masculino hubo sonrisitas maliciosas, como “Esta profesora loca, ¿qué nos propone?”. Al principio solo se matricularon algunas chicas; luego, el seminario se fue prestigiando y vino a él el mejor alumnado masculino. Por desgracia, las cosas son así: como el prestigio está del lado de lo masculino, cuando los varones se interesan por algo, prestigian precisamente aquello en lo que se introducen.
”Mis colegas exhibían una sonrisita paternal; decían: “¡Ay, Celia! ¡Ya tienes el aquelarre de los jueves!”. Es que los varones, a las reuniones que son de mujeres, les tienen mucha prevención: o son aquelarres de brujas –en el lado de lo sobrenatural– o están en el lado de lo animal. Los ingleses dicen: “Una reunión de mujeres es una reunión de gallinas”.
”Recuerdo haber estado en mi juventud con un grupo de unas 15 chicas y acercarse un par de chicos y decirnos: “¡Estáis muy solitas!”. Es esa la actitud ante la reunión de mujeres o liderada por mujeres”.
(leer entero aquí)