sábado, 27 de agosto de 2011

De Vanesa Pérez-Sauquillo

A enemigo que huye…
… puente de plata
Anónimo
no sé cómo no vi
que un río me nacía de los pies
desde hace tanto tiempo.
Ni cómo te mojabas los tobillos
y mirabas la tierra más allá.
Ni cómo poco a poco
habías ladrado el puente,
noche a noche,
en la monotonía de las noches
que pesan
hasta que se le rompen las asas al sentido
pero que sólo entonces, sólo muchos después,
revelan su desgarro o su creación.
No sé. No me di cuenta.
Sólo falta la plata.
Es fácil. Me dijiste. Llora un poco.
Tanto amor para acabar así,
orfebre de desdicha
brindándole un espejo a tu pisada.

------------------------------------

antes de que deje de sentir
mi vocación de rabia
junto a tu voluntad de carroñero.
Antes
que mi voluntad de tallo
se sumerja del todo
bajo tu vocación de estaca.

----------------------------------

éste es mi contestador automático.
Para herir, simplemente, marque 1.
Para contar mentiras que me crea, marque 2.
Para las confesiones trasnochadas, marque 4.
Para interpretaciones literarias
producto del alcohol, marque 6.
Para poemas, marque almohadilla.
Para cortar definitivamente la comunicación,
no marque nada, pero tampoco cuelgue,
titubee en el teléfono
(a ser posible durante varios meses)
hasta que note que voy abandonando el aparato
a intervalos de tiempo cada vez más largos.
No desespere. Aguante.
Espere a que sea yo la que se rinda.
Le evitará cualquier remordimiento.
Gracias.
                             

De Vanesa Pérez-Sauquillo
Bajo la lluvia equivocada
IX Premio de Arte Joven de la Comunidad de Madrid
Hiperión, 2006               

No hay comentarios: