jueves, 22 de septiembre de 2011

Fuego


Tras la metamorfosis del hombre en persona
los contrarios
pulieron sus tensiones
—mas no sus diferencias—.
En este devenir
no se vio especialmente afectada la palabra armonía.

Contorsionismo de abrir
piernas y corazón a un tiempo.

Mi ombligo será
la copa de tu semen,
y lo impúdico y paralizante de la palabra amor
me hará sentir desnuda,
pero quizá comprenda
que la ternura no es la espalda de la pornografía.



                                                                                       


                                                                                      (Para Aurelio)
                                                                                     
De Permanecer (Tigres de Papel, 2015) 



6 comentarios:

May la Goulue dijo...

Uff... Y será verdad
que amar y follar no son términos excluyentes.

Rebeca Álvarez Casal del Rey dijo...

a veces ocurren a la vez, y lo extraño es que no suenan violines ni hay un terremoto ni nada

UMBRIEL dijo...

De veras que tus poemas son para leerlos varias veces y hacen meditar, Rebeca. Nunca había pensado antes en la palabra "amor" como impúdica y paralizante.
Enhorabuena por romper moldes tan bellamente.
Umbriel

Rebeca Álvarez Casal del Rey dijo...

Gracias, Ramón, me hace mucha ilusión lo que has escrito sobre mis poemas. Y sí, creo que el miedo al amor (igual habría que incluirlo en el miedo a la felicidad) es uno de los grandes males de la humanidad.
Un saludo

emiliano dijo...

"la ternura no es la espalda de la pornografía."

qué buena imagen.

Rebeca Álvarez Casal del Rey dijo...

Gracias, Emiliano, fue todo un descubrimiento ;)